Doñana pide asesoramiento científico sobre los planes del puerto de Sevilla

No ha habido conclusión este miércoles en las comisiones de Agua y Biodiversidad del Consejo de Participación de Doñana. El puerto de Sevilla ha presentado a los miembros de este órgano su proyecto de protección de las orillas del espacio natural, que contempla la instalación de 3,8 kilómetros de “geotubos”, unas “estructuras rellenas de arena” ideadas para evitar la erosión en la margen derecha del Guadalquivir.

 

parque-natural-donana-huelva--644x362 Doñana

 

Los integrantes de estas dos comisiones debían pronunciarse sobre este sistema, cuya aprobación por parte de las Administraciones central y andaluza es imprescindible para que se pueda autorizar la ampliación del dragado del río, que apadrina la Autoridad Portuaria de Sevilla. Pero los miembros del Consejo de Participación —en el que están representados las Administraciones, grupos ecologistas, empresarios, agricultores, asociaciones agrícolas y sindicatos— han concluido, según la Junta, “que no cuentan con información suficiente para emitir una valoración sobre dicho proyecto, por lo que solicitaran a expertos científicos de la Estación Biológica de Doñana y a los investigadores de las universidades andaluces y del CSIC, Miguel Ángel Losada y Javier Ruiz”, que les asesoren.

Losada y Ruiz son los coordinadores de un profundo estudio sobre el estuario del río, rematado en 2010. La idea es que estos dos expertos y los de la Estación Biológica puedan exponer sus impresiones sobre el proyecto en unos días.

Losada ya ha señalado a este periódico que aprecia deficiencias en la solución ideada por el puerto sevillano. “La solución del proyecto no es la adecuada”, cree este investigador. En su opinión, existe una problema de partida, ya que para diagnosticar los problemas de erosión el puerto se centra solo en el oleaje que levantan los buques, cuando existen más causas.

Las medidas planteadas por el puerto tampoco convencen, a priori, a la Estación Biológica de Doñana. Su director, Juan José Negro, que ha asistido a la reunión de este miércoles, apunta que los científicos ven “problemas con los geotubos” y el material geotextil que los recubren. “Es una solución de emergencia y transitoria”, sostiene Negro. “No es una solución permanente”, insiste. El director de la Estación Biológica también tiene dudas sobre la resistencia de estos materiales.

Leer artículo en diario EL PAIS