Primeros pasos para descontaminar grandes cantidades de agua con luz solar

Un grupo de la Escuela Superior de Ingeniería de la UAL desarrolla unos nuevos fotorreactores para descontaminar grandes cantidades de agua con luz solar.

 

El tratamiento de aguas residuales se complica a medida que nuevos productos químicos se incorporan a la vida cotidiana. Es sorprendente la cantidad de tóxicos, fármacos o incluso drogas presentes en estas aguas y, lo peor de todo, es que las estaciones depuradoras actuales no están preparadas para eliminarlos por completo, y se liberan en el medio ambiente.

Se necesita un paso más y éste puede ser el que está dando un equipo de investigación de la Escuela Superior de Ingeniería de la Universidad de Almería, que trabaja en el desarrollo de nuevos dispositivos para el tratamiento de aguas, basados en la técnica de la oxidación avanzada, y con un coste que permite escalarlos a nivel industrial.

Fotorreactores para descontaminar agua

Este grupo, liderado por el catedrático de Ingeniería Química, José Antonio Sánchez Pérez, ha ideado unos fotorreactores en los que se desarrolla todo el proceso fotocatalítico y con los que se consigue abaratar el proceso y tratar una cantidad de agua mucho mayor.

La clave de este proyecto, bautizado como Diseño de nuevos reactores para foto-Fenton solar aplicados a la regeneración de aguas. Economía, escalado y control del proceso (SULAYR), y financiado por la Junta de Andalucía, está en emplear los fotorreactores tipo raceway en el tratamiento de aguas residuales, una línea totalmente nueva, en la que el equipo almeriense es pionero a nivel internacional.

Esta nueva aplicación a la descontaminación de aguas debe mucho al sector de las microalgas, de donde han tomado el sistema raceway, que se asemeja en gran medida a un conjunto de canales por los que pasa el agua, impulsada por unas palas. Y también a la técnica de la oxidación avanzada y fotocatálisis, que es la que se emplea en la eliminación de los contaminantes emergentes, que es como se denomina al conjunto de sustancias químicas que se han incorporado recientemente a las aguas residuales y que no son eliminadas por las depuradoras tradicionales, que emplean fangos activos.

Fotocatálisis contra contaminantes emergentes

La fotocatálisis es una técnica que emplea la luz del sol para provocar una reacción química con unos catalizadores. Generalmente se trata de hierro y agua oxigenada, que tras recibir la luz son capaces de actuar frente a las sustancias contaminantes y debilitarlas hasta hacerlas desaparecer por completo.

Concretamente, los investigadores almerienses, integrados en una de las unidades del Centro de Investigación en Energía Solar (CIESOL), centro mixto UAL-CIEMAT, han empleado la fotocatálisis homogénea, también conocida como foto fenton, que descubrió Henry John Fenton en 1894. A pesar de tener más de un siglo, hace tan solo unas tres décadas que se están estudiando seriamente las aplicaciones de esta técnica en la descontaminación de aguas. Y ha habido tiempo para desarrollar fórmulas industriales, para el tratamiento de aguas altamente contaminadas procedentes de la industria química.

Se trata de instalaciones basadas en un conjunto de fotorreactores tubulares por los que circula el agua a tratar, ubicados sobre unos paneles cilindro parabólicos, que reflejan la luz del sol y multiplican su intensidad. Y cuanto mayor sea la concentración de contaminantes en el agua, más luz se necesita, de ahí la importancia de utilizar unos sistemas que permitan intensificar la luz del sol.

Leer artículo completo en NOVA CIENCIA