Denuncian un vertido al río de aguas sin depurar desde Guadacorte

Medio Ambiente analiza la presencia de lixiviados en el arroyo Chorreón

 

(europasur) Vecinos de la urbanización de Guadacorte denunciaron públicamente la existencia de un vertido de aguas sin depurar al río Guadarranque, que pasa junto a la zona residencial. Los vecinos señalaron como responsable a la empresa pública de aguas Arcgisa, que replicó que se trataba de un salidero de aguas autorizado y que tuvo que ser abierto ayer por las fuertes lluvias y el colapso de la red. Paralelamente, la delegación provincial de Medio Ambiente alertó de la existencia de lixiviados en el agua del arroyo Chorreón, que a su vez desemboca en el Guadacorte, y la apertura de un expediente para aclarar su procedencia.

En cuanto al vertido junto a la zona residencial, los vecinos señalaron haber visto a operarios de Arcgisa en torno a las nueve de la mañana abriendo una bomba de impulsión que conduce las aguas hacia la depuradora en la avenida Golondrinas de la que manaba agua de color negro con mal olor que acabó en el río provocando una mancha. De hecho, alertaron al 112, que a su vez movilizó a la Unidad de Calidad Ambiental (UCAM). Según el 112, el vertido estaba dentro de los valores permitidos y compuesto en su mayoría por áridos producto de la escorrentía.

Los vecinos, sin embargo, insistieron en el mal olor y la posibilidad de que se tratara de aguas fecales teniendo un precedente en abril de una situación similar. Desde Arcgisa, el vicepresidente responsable de la entidad, José Carlos Lara, aclaró que se trató de una medida extraordinaria para acometer una reparación en la red de saneamiento unitario.

En cuanto al de lixiviados, Medio Ambiente explicó que proceden del área de los vertederos, por lo que se están analizando hasta cinco muestras diferentes para conocer de dónde procede. Arcgisa se desvinculó de toda responsabilidad este segundo foco.