¡Cuidado! Las piscinas naturales también se contaminan.

La principal fuente de contaminación son la deposiciones de las aves y la fauna salvaje, según un estudio de la Universidad de Barcelona.

Las piscinas naturales también se contaminan

En los últimos años han aumentado las piscinas naturalizadas, es decir, aquellas que no utilizan cloro ni otros productos químicos para su desinfección. Ahora, científicos de la Universidad de Barcelona han detectado contaminación fecal en algunas de ellas debido a las deposiciones de pájaros y otros animales, por lo que recomiendan investigar el alcance del problema y determinar los parámetros microbiológicos que aseguren la salud de los bañistas

Es por ello que los expertos de la UB han analizado cuatro piscinas naturalizadas en Cataluña para conocer la calidad de las aguas de este tipo de masas artificiales de agua, que se tratan con filtros mecánicos y biológicos –con plantas, por ejemplo–, pero no químicos. Los resultados revelan que en tres de estas piscinas se superaban los límites de «Escherichia coli» y enterococos fecales recomendados, según publica el «International Journal of Hygiene and Environmental Health».

«La demanda de este tipo de piscina se ha incrementado en toda Europa por los problemas que causa el cloro en las piscinas convencionales, como la irritación de los ojos y la piel, pero sabemos poco sobre la capacidad que tienen los sistemas naturales de depuración para garantizar la calidad del agua de baño desde un punto de vista microbiológico», apunta a SINC Arnau Casanovas, uno de los autores. (Leer más)

ABC