Cospedal esperará al proyecto final sobre el agua para hablar con Page

García-Page entregó ayer en el registro de la Junta su carta pidiendo la reunión

 

2012_12_27_TS3FjfasueYKOYBY6BMoz4La presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, insistió en que no quiere hacer demagogia con el tema del agua, por lo que esperará a que haya un proyecto «más o menos definitivo» para hablar con el líder del PSOE y otras organizaciones, que ha pedido una reunión para hablar de este asunto.

La presidenta de la región, que ha señalado que esa petición de entrevista debía de ser pública porque ella no había recibido ninguna, ha reiterado que no quiere hacer política partidista con el agua.

Añadió que, a diferencia de sus predecesores en la presidencia de la región, no iba a hacer demagogia con el tema del agua y que cuando esté ultimado el proyecto que está elaborando el gobierno y que defenderá los intereses de todos, hablará sobre él.

Cospedal ha criticado que en treinta años el gobierno socialista de Castilla-La Mancha hablaba mucho del problema del agua, pero no fue capaz de resolverlo, como tampoco el gobierno central del PSOE en los ocho años que estuvo al frente y en los que no consiguió cerrar los planes de cuenca que ahora está ultimando el gobierno del PP.

Por su parte, el secretario general del PSOE de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, señaló a EP que la carta tuvo ingreso ayer en el registro de Presidencia de la Junta, y en la misma plantea una reunión monográfica sobre el agua, con el objeto de que Castilla-La Mancha vaya «unida, y con una sola voz», a defender sus intereses en los planes de cuenca de los ríos Tajo, Júcar y Guadiana.

Grandes pactos

García-Page recuerda que el agua fue uno de los cinco asuntos sobre los que ofreció a Cospedal «grandes pactos» y añade que no ha recibido respuesta ni sobre ese acuerdo ni sobre los otros, relativos al empleo, los servicios públicos o la transparencia en la vida pública. El dirigente socialista plantea que el año 2013 determinará el devenir de Castilla-La Mancha «para los próximos diez años en cuanto a sus posibilidades de crecimiento demográfico, económico y agrícola.

Y apunta que, si el Gobierno central cumple sus previsiones, se aprobarán los planes de cuenca de los ríos Tajo, Júcar y Guadiana.

De ahí que proponga la celebración de esa reunión para alcanzar una postura de unidad en la defensa de los intereses de Castilla-La Mancha en esos planes de cuenca y para la elaboración del futuro Plan Hidrológico Nacional.

Fuente: ABC