Construir zanjas filtrantes es la solución provisional a la depuración en Antas

Zanjas filtrantes de forma provisional hasta que la consejería de Medio Ambiente realice la nueva depuradora de Antas es la solución que parece más posible para solventar el problema de la falta de depuración de aguas que sufre el municipio de Antas desde que el pasado 28 de septiembre las riadas destrozaran y se llevaran por delante, literalmente, la EDAR que estaba ubicada en el cauce del río.

.

Lo que quedó tras las lluvias de septiembre y queda en el cauce del río de la antigua depuradora de aguas residuales de Antas. :: J. S

Lo que quedó tras las lluvias de septiembre y queda en el cauce del río de la antigua depuradora de aguas residuales de Antas. :: J. S

Es la propuesta que ha presentado la empresa Galasa a la Junta y al Ayuntamiento de Antas que, según explican tanto responsables municipales como la propia delegación de Medio Ambiente, se está estudiando como la alternativa más probable de acometerse.

La idea sería bombear las aguas residuales, que ahora están cayendo al cauce del río, y canalizarlas a través de tuberías que vayan fuera de ese cauce para llegar al lugar en el que en un futuro se ubicará la nueva Estación Depuradora de Aguas Residuales. Allí, de momento, se ejecutaría un sistema primario de tratamiento a través de zanjas filtrantes, que en estos momentos está siendo estudiado por la consejería (tanto el coste del decantador como otras actuaciones complementarias de dicho tratamiento). Las zanjas, según la propuesta, se construirían en la parcela ofrecida por el Ayuntamiento para la construcción de la depuradora nueva.

Es una solución cuyo coste rondaría los 250.000 euros y que estaría lista en dos meses desde que se empezar a realizar.

La alcaldesa de Antas, Isabel Belmonte, aseguraba a este periódico que lo que quieren es que se solucione el problema porque es «lo único que me quita el sueño» y afirmaba que, según el proyecto, las tuberías que se colocaran para realizar esta actuación después servirían para la nueva depuradora, con lo que considera lógico que pudiera ser la Junta la que financiara las mismas, entendiendo que después formarían parte de esa EDAR que se quiere construir y que se podría tener en un plazo de dos o tres años. La nueva estación depuradora se haría fuera del cauce del río para evitar que suceda lo que ya ha sucedido y costaría alrededor de tres millones de euros.

En un recorrido por el lugar en el que se están vertiendo ahora los vertidos, nos percatamos que las aguas corren y que se están haciendo trabajos ahora mismo, que consisten en ‘encauzar’ esas aguas a través de una zanja. Antes de llegar al puente de la autopista el agua residual se pierde, desaparece, por efecto del filtrado a lo largo de su recorrido.

«Ahora mismo no es un problema porque no hace calor, pero tenemos que solucionarlo pronto porque el tiempo apremia», decía la primera edil antusa.

Para el concejal veratense, Juan de la Cruz Belmonte, «las zanjas filtrantes no nos parece lo más lógico, teniendo en cuenta que nosotros ofrecemos una solución definitiva con la conexión a través de tuberías de las aguas residuales de Antas hasta la depuradora de Vera, y que como mucho costaría 1,3 millones de euros. Hemos vuelto a insistir al delegado de Medio Ambiente para que estudie la posibilidad que nosotros le ofrecemos que creemos es más barata, más eficaz y más definitiva. Nos han dicho que lo estudiarán. De cualquier forma, si Antas acepta la solución de las zanjas filtrantes como medida provisional, nosotros también lo apoyaremos, aunque pensamos que la solución que nosotros aportamos es mucho mejor, pero la decisión es de la Junta».

La depuración en Antas es uno de los problemas resultantes de las inundaciones del 28 de septiembre, pero hay otros en este aspecto, como la falta de depuración en Los Lobos de Cuevas del Almanzora: en Alfaix en Los Gallardos, y en Huércal-Overa, donde las aguas bajan por la rambla de El Saltador.

Fuente: El Ideal