Consell y Gobierno activan dos trasvases de urgencia en Alicante

La situación crítica del campo alicantino ha convencido a los dirigentes del Consell para habilitar dos trasvases de urgencia desde el Júcar al Vinalopó en julio, el prometido desde Cortes de Pallás cuando se aprobó el Plan de Cuenca hace un par de meses, y un aprovechamiento de caudales añadidos a los 12 hectómetros cúbicos que se van a transferir desde el pantano de Alarcón para abastecimiento humano.

 

sequia_20140523071544Una plantación de olivos afectada por la sequía / Radioalcoy

 

Las obras del trasvase Júcar-Vinalopó están terminadas, según confirmaron fuentes de Acuamed, la empresa a la que el Ministerio de Fomento encargó los trabajos, si bien resta por acometer el proyecto –ya preparado– de reparación del embalse de San Diego, en Villena, donde las filtraciones inesperadas hacen que se pierda la mitad del agua, según los regantes. Como solución, se optó por un baipás que desvía el agua que llega sin que entre en el pantano, y que más adelante, cuando el trasvase esté operativo, debera cumplir su función de regulador de los caudales para riego.

De momento, se utilizará la toma del Azud de la Marquesa, la única disponible, por la situación de emergencia y pese a la menor calidad y al coste elevado que entraña por el bombeo para salvar el desnivel, según el presidente de la Junta Central de Usuarios del Júcar-Vinalopó, Andrés Martínez.

Leer artículo completo en ABC Sevilla