Conocer la relación entre espacios y aguas subterráneas, clave para su gestión

Así se pone de manifiesto en el libro “Las aguas subterráneas y la Red Natura 2000″, publicado por el Instituto Geológico y Minero de España (IGME) y que hoy se ha presentado en el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. El libro sintetiza el trabajo llevado a cabo en las nueve demarcaciones hidrográficas del Estado para identificar dicha relación y hacer una correcta planificación de los recursos hídricos, que conjugue los usos tradicionales con las demandas ecológicas, tal y como exige la normativa comunitaria.

 

th_73d9f63cbf68d5d7391d41bb4dcbecbf_IMG_3351 (1)Remanso del río Guadalaviar, en la sierra de Albarracín (Teruel) / Cristina Yuste (EFE)

 

CONCILIAR USOS DEL AGUA Y CONSERVACIÓN

Para el subdirector general de Gestión de Recursos Hídricos, Carlos Manuel Escartín, “el reto es hacer una gestión del agua que concilie las demandas como recurso natural y la conservación del medio ambiente”, para lo que es “obligado” identificar su relación con los espacios integrados en la Red europea.

Ha insistido en que la publicación del IGME “sienta las bases para determinar el estado de los ecosistemas y llevar a cabo su gestión y conservación”, pero ha reclamado “poner de acuerdo a todos los organismos”, una labor en la que la Dirección General de Agua y el Instituto Geológico y Minero viene insistiendo desde hace años.

Leer artículo completo en EFE VERDE