La Confederación del Guadalquivir detecta 109 zonas inundables

La Confederación Hidrográfica ha identificado hasta 109 áreas con riesgo potencial significativo de avenidas en un informe que da cumplimiento a una Directiva europea relativa a la seguridad de los nuevos desarrollos urbanísticos. Este diagnóstico va a servir de base para la elaboración de los mapas de peligrosidad y de riesgo de inundaciones, algo de lo que carecía la cuenca del Guadalquivir pese a que el propio organismo de cuenca ha contabilizado hasta 204 episodios históricos de inundaciones.

 

 

1380734430_704365_1380734589_noticia_normalUna familia limpia su vivienda tras una inundación en Écija. / JULIÁN ROJAS

 

Las zonas residenciales de las inmediaciones de los ríos Frío y Quiebrajano de Jaén, la Vega de Granada y el tramo final del río Genil en Écija son los puntos con mayor riesgo de inundaciones en toda la cuenca del Guadalquivir. La Confederación Hidrográfica ha identificado hasta 109 áreas con riesgo potencial significativo de avenidas en un informe que da cumplimiento a una Directiva europea relativa a la seguridad de los nuevos desarrollos urbanísticos. Este diagnóstico va a servir de base para la elaboración de los mapas de peligrosidad y de riesgo de inundaciones, algo de lo que carecía la cuenca del Guadalquivir pese a que el propio organismo de cuenca ha contabilizado hasta 204 episodios históricos de inundaciones.

El estudio elaborado por la CHG revela que dos de cada tres inundaciones que se registran en la cuenca del Guadalquivir se localizan en la zona oriental, en el eje del río Genil, debido, especialmente, a la intensidad y torrencialidad de las precipitaciones, a lo abrupto de su relieve y a la fuerte erosión existente en la zona. También pone de relieve que el 23% de las avenidas se localizan en el eje del Guadalquivir, con riesgo de inundaciones en las ciudades de Sevilla, Córdoba y Jaén.

Con todo, se destaca que la progresiva construcción de embalses ha reducido notablemente el riesgo de inundaciones y que las que se registran en la actualidad suelen estar vinculadas a problemas de carácter local (precipitaciones y avenidas de fuerte intensidad, en arroyos y torrentes).

Leer artículo completo en El País