Cómo la sequía aumenta las emisiones de dióxido de carbono

La sequía que afectó el parque nacional de Doñana en 2005 fue la segunda más intensa desde 1859. Entre octubre de 2004 y septiembre de 2005 las precipitaciones se redujeron a 173 litros por metro cuadrado de agua, menos de un tercio de la media anual, 560.

1429889628_512767_1429890144_noticia_grandeSabinares en el parque nacional de Doñana. / FRANCISCO LLORET (CREA) – EL PAÍS

El resultado fue la muerte de parte del sabinar que cubre las zonas secas del parque. Tanto, que el ritmo de crecimiento de la superficie vegetal se redujo en un 75% durante ese período

Sin embargo, esta no fue la única consecuencia del fenómeno meteorológico. Las bacterias que descomponen las hojas muertas de estos arbustos aumentaron sus emisiones de dióxido de carbono, aprovechando la retirada de los sabinares y el crecimiento de los prados de hierba, terrenos más propicios para estos microorganismos. Esta es una de las hipótesis de un estudio que han elaborado unos investigadores del Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (CREAF), la Universidad Autónoma de Barcelona y el Museo Nacional de Ciencias Naturales del CSIC.

Leer artículo completo en EL PAÍS

BASF_UrbanLiving_900x80_ES_ES