Comienza a descender el nivel de agua en Pamplona

Se han vivido unas horas de gran intensidad cuando en torno a las once de la mañana el agua ha comenzado a anegar el barrio de la Rochapea. El nivel ha subido de forma muy rápida por lo que a muchos vecinos no les ha dado tiempo a retirar los vehículos. También los coches aparcados en el exterior se han visto afectados. Conforme subía el nivel de agua, se iban evacuando los vehículos de una zona más amplia.

 

pablo-gente-agua--644x362

El nivel del agua a su paso por Pamplona ha comenzado a descender desde media tarde. En torno a las cuatro se ha producido la cresta de la riada y para esta hora ya es evidente el descenso del nivel.

No obstante, los daños son cuantiosos, especialmente en comercios que han visto inundados sus locales y en los garajes donde, a pesar de que el Ayuntamiento de Pamplona ha avisado a los conductores, muchos dueños de los vehículos no han podido retirar los coches.

Se han vivido unas horas de gran intensidad cuando en torno a las once de la mañana el agua ha comenzado a anegar el barrio de la Rochapea. El nivel ha subido de forma muy rápida por lo que a muchos vecinos no les ha dado tiempo a retirar los vehículos. También los coches aparcados en el exterior se han visto afectados. Conforme subía el nivel de agua, se iban evacuando los vehículos de una zona más amplia.

Afortunadamente, el nivel ya está descendiendo y según las previsiones, no se espera que vuelva a subir, a pesar de que el cielo en Pamplona se encuentra nublado y amenaza lluvia.

El principal factor que ha propiciado las inundaciones de hoy, calificadas como «las más grandes que ha conocido Pamplona» por la Policía Municipal, ha sido el deshielo de la nieve de las montañas y las intensas precipitaciones de los últimos días. Sin embargo, desde el Gobierno de Navarra se ha asegurado que el embalse de Eugui, el que alimenta al río Arga, no se va a incrementar el agua desembalsada a pesar de que «recibe más agua de la que se desembalsa».

Se espera que a lo largo de la tarde y de la noche el agua vuelva a un nivel más o menos normal y será mañana cuando sea el momento de hacer el recuento de daños, que en principio serán cuantiosos.

ABC