CHS alerta que la cuenca está más agotada

El balance anual de la Cuenca del Segura en lo que respecta al pasado año ha sido “negativo”, ya que además de la “petinaz sequía” que padece, se le ha sumado el episodio de inundaciones como consecuencia de las fuertes lluvias registradas a mediados de diciembre y la situación del Mar Menor.

 

cuenca del segura

Así lo ha trasladado el presidente de la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS), Miguel Ángel Ródenas, en una entrevista concedida a Europa Press, en la que alerta que la cuenca “está más agotada”, dado que los recursos son limitados.

Aunque la situación es similar a la de 2015, Ródenas ha recordado que la cuenca lleva ya dos años de sequía “y se ha tenido que echar mano de los recursos propios de la desalación y de los pozos del Sinclinal de Calasparra”. En este sentido, ha reconocido que el Sinclinal ha sido explotado ya en dos periodos distintos y ello ha obligado a hacer una evaluación para comprobar que no afecta al medio rural” para poder se explotado un tercer periodo este año.

“Los pozos del Sinclinal podrían seguir aportando, pero las reservas en la cabecera han bajado 170 hm3 y vamos teniendo más problemas, por lo que ir a un cuarto periodo sería mucho más difícil, ya que son recursos limitados”, ha reconocido.

No obstante, afirma que la situación “puede cambiar drásticamente, como ocurrió en febrero de 2013 cuando en los embalses se recogieron 800 hm3, lo que nos ha permitido seguir hasta ahora”.

Pese a esta situación, ha manifestado que la cuenca ha vivido situaciones peores, como la sequía de la década de los 90 (1992-1995) y la de 2005-2008.

Leer artículo completo en La Información