Celebra el Servicio Meteorológico Nacional su Aniversario 136 en medio de grandes cambios

La instalación de un radar en Campeche, la creación de modelos de pronóstico adaptados a México, el lanzamiento de una aplicación meteorológica para teléfonos inteligentes y la adopción de software para consultar las condiciones y los pronósticos del tiempo en miles de poblaciones, son algunos de los logros con los que, el 6 de marzo, el Servicio Meteorológico Nacional (SMN), dependiente de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), celebra su aniversario número 136.

 

NotaPI 109-13-06-03-2013Esos avances tecnológicos son parte de un proceso de modernización que colocará al SMN entre la vanguardia de las agencias meteorológicas del mundo y le permitirá contribuir a fortalecer las estrategias para la protección de las personas y sus bienes.

El proceso, denominado Proyecto de Modernización del SMN para una Mejor Adaptación al Cambio Climático, se basa en un Plan Estratégico de Desarrollo elaborado con la asistencia de la Organización Meteorológica Mundial y concluirá en 2017, con una inversión total programada de 170 millones de dólares, de los cuales 105 millones de dólares son financiados por el Banco Mundial.

Como parte de ese proceso, se emprendió una restructuración interna del SMN, se están adoptando las herramientas de pronóstico y análisis meteorológico y climatológico más modernas, y se está contratando personal capacitado y especialistas en diversas áreas.

Además, el SMN impulsa el desarrollo de capacidades regionales, para lo cual opera desde octubre de 2012 el Centro Hidrometeorológico Regional Tuxtla Gutiérrez, en Chiapas, y en 2013 comenzarán a funcionar los centros regionales de Mérida, Veracruz y Valle de México.

Asimismo, se planea construir centros similares en Guadalajara, Monterrey, Torreón, Hermosillo y Oaxaca.

Con los centros de Tuxtla Gutiérrez y de Mérida, que se abrirá próximamente, se mejorarán sustancialmente las alertas relacionadas con el posible impacto de fenómenos meteorológicos extremos en el sur y el sureste de México y se reforzará la colaboración en materia hidrometeorológica y climatológica con Centroamérica y el Caribe, lo que favorecerá la integración de la región.

Asimismo, el fortalecimiento del SMN permitirá contribuir al cumplimiento de los programas nacionales Contra la Sequía y de Prevención de Contingencias Hidráulicas, presentadas en enero pasado por el Presidente de la República Enrique Peña Nieto.

Un poco de historia

México puede considerarse legítimamente como uno de los pioneros de la observación meteorológica en el mundo debido a que se inició en las tareas meteorológicas desde el siglo XIX.

Por decreto presidencial de Porfirio Díaz y bajo la iniciativa del entonces Secretario de Fomento, Vicente Riva Palacio, el 6 de marzo de 1877 fue instalado, en la azotea del Palacio Nacional, el Observatorio Meteorológico y Astronómico de México, dependiente de la Comisión Geográfica Exploradora del Territorio Nacional.

En 1878, el Observatorio Meteorológico y Astronómico —cuya información sobre los fenómenos meteorológicos se divulgaba en el Diario Oficial y en periódicos de la capital mexicana—, fue trasladado al Castillo de Chapultepec.

En 1880 se independizó técnica y económicamente de la Comisión Geográfica Exploradora y recibió una partida individual en el Presupuesto de Egresos Nacionales. Gradualmente se incrementaron sus tareas de recolección y divulgación de las condiciones meteorológicas, con lo que logró relevancia internacional.

La convulsión del periodo revolucionario detuvo un tanto el desarrollo meteorológico, pero al llegar a su fin se retomaron las labores con nuevo ímpetu al reconocerse la relevancia de esta información para la sociedad y la economía del país. En las décadas posteriores el SMN adoptó herramientas modernas que hicieron sus pronósticos más precisos, como radio sondeo, estaciones meteorológicas automáticas, radares, satélites y equipos de cómputo.

La modernización del SMN contribuirá a reducir los daños provocados por peligros asociados a fenómenos meteorológicos, el clima o el agua, que del año 2000 al 2010 cobraron la vida de mil 652 personas y provocaron pérdidas superiores a los 229 mil millones de pesos solamente en México, de acuerdo con cifras del Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED).

Comisión Nacional del Agua