Castellón abandera el uso de cerámica para la depuración de aguas residuales

Un proyecto que agrupa a 11 socios de 7 países y que lidera Facsa creará una inédita membrana

Once socios internacionales encabezados por la empresa castellonense Facsa, y en entre los que se encuentra el Instituto de Tecnología Cerámica (ITC) de la UJI, el laboratorio Iproma de Castellón o el Consejo de Cámaras de la Comunitat, pretende desarrollar y validar un biorreactor de membranas cerámico –MBR– que es una de las fórmulas más avanzados que se conocen en el tratamiento de las aguas. Este sistema permite la reutilización de las aguas residuales en entornos urbanos e industriales.

El proyecto, que se denomina Remeb y viene amparado por el programa europeo Horizonte 2020, tiene como gran novedad la incorporación de diferentes residuos agroindustriales en la composición de las membranas cerámicas, lo que permitirá reducir costes operativos, además de las ventajas medioambientales que conlleva.

Leer artículo completo en el Periódico Mediterráneo