Carlos Duarte: El Mediterráneo se está calentando el doble de la tasa global

Lleva más de tres décadas surcando los mares del planeta para descifrar lo que ocurre en sus ecosistemas, lo que le ha llevado, entre otros, a detectar que el Mediterráneo “se calienta el doble de la tasa global” y a que su nombre, Carlos Duarte, se asocie al liderazgo de la investigación oceanográfica.

 

06-febrero-2010-10-11-00-deshielo-en-el-artico.-archivo-efe_detalle_media

Director de Investigación del Cambio Global del Consejo Superior de Investigación Científicas (CSIC) en el Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados, de la expedición Malaspina, y de innumerables proyectos científicos internacionales, Duarte explica en una entrevista con EFE cuáles son las evidencias del cambio climático en los océanos.

Pregunta: Critica que los periodistas contemos lo que va a pasar debido al cambio climático en 2050 o 2100 como algo lejano, cuando es una realidad actual. ¿Cuáles son las evidencias en los océanos?

Respuesta: Las más claras están en los océanos Polares, particularmente en Ártico, donde la pérdida de hielo es vertiginosa y tenemos dificultades no sólo para predecir sino para reproducir con nuestros modelos la velocidad de los cambios que ocurren. Lo que ocurre es más rápido de que lo que los modelos científicos pueden explicar.

P: ¿Podría citar algún ejemplo de lo que está ocurriendo?

R: La desoxigenación de los océanos. Se está perdiendo una masa importante de oxigeno que es fundamental para mantener la vida. las áreas donde esas concentraciones de oxígeno están por debajo de las necesarias para prevenir mortalidades catastróficas están expandiéndose rápidamente por efecto del calentamiento climático.

P: ¿Qué es lo que causa la pérdida de oxígeno?

R: Dos procesos, uno físico y otro biológico. El físico es, por una parte, que a medida que las aguas se calientan disminuye su capacidad de contener y almacenar oxígeno. Y por otra que cuando las aguas se calientan mucho en la superficie se forma un gradiente de temperatura abajo que actúa como barrera física e impide que se puedan ventilar u oxigenar las aguas de profundidad. Ambas cosas son consecuencia directa del aumento de temperatura y de calor.El biológico es que las tasas de respiración y de consumo de oxigeno responden fuertemente al aumento de temperatura. Debido a ello no solo tienen menos capacidad de oxigenar el océano por procesos físicos sino que además tienen más consumo biológico de oxígeno por problemas respiratorios.

P: ¿Cómo afecta el cambio climático a la distribución de especies?

R: En el océano global estamos viendo cambios en la distribución de las especies, que se están moviendo hacia los Polos. Vemos especies de aguas templadas que desaparecen de nuestras costas y otras de aguas tropicales y subtropicales que se instalan en ellas.Vemos también impactos importantes en ecosistemas muy vulnerables a los cambios de temperatura y olas de calor como pueden ser las praderas de posidonia o lo arrecifes de coral. Las temperaturas máximas de los océanos, que son las que causan los impactos, están aumentando rápidamente.

P: ¿Hay diferencia entre especies en esa migración?

R: Todos los taxones están migrando, invertebrados, peces, algas, todo. Las velocidades varían en relación a las capacidades de los distintos organismos de dispersarse, pero de media se sitúan en torno a 40 kilómetros por década de migración neta en el caso del Hemisferio Norte.

P: ¿Colonizarán las especies el Polo Norte de quedar libre de hielo?

R: Sí. El Ártico es el más somero de todos los océanos, la profundidad media es entorno a 1.000 metros, comparado con los 3.800 metros de media del resto de los océanos. Evidentemente lo colonizarán.

P: ¿Cree que el Ártico debe tener un Tratado Internacional como el de la Antártida y reservarse a la investigación científica?

R: El Ártico tiene una situación muy similar a la del Mediterráneo: un mar relativamente pequeño y casi cerrado, con una salida relativamente angosta que lo comunica con el océano global, una tasa de calentamiento superior a la media, une continentes, ha estado siempre poblado y cuenta con problemas políticos similares. Pedir ese tratado para el Ártico sería como pedirlo para el Mediterráneo.

P: ¿Cuánto más elevada es la tasa de calentamiento en estos océanos que en el resto?

R: Las dos zonas muestran una tasa de calentamiento superior a la media global por el carácter cerrado que amplifica la señal climática. Están débilmente conectados con el océano global, que es el gran termoregulador del planeta tierra. El Mediterráneo se está calentando el doble de la tasa global de calentamiento, y el Ártico tres veces esa cifra.

P: ¿Cuáles son las mayores lagunas de conocimiento en torno a los océanos?

R: Los océanos menos explorados son el Ártico y el Índico. Por cada 100 artículos que se han publicado sobre algún aspecto del ecosistema de la Antártida se ha publicado uno sobre el Ártico. Eso es porque la Antártida es un territorio para la paz desde los años 60, con bases científicas, mientras que el Ártico en ese mismo periodo era un territorio para la guerra fría con bases militares, donde el acceso a los investigadores estaba vetado.Otro que ha recibido menos esfuerzo de investigación es el Indico y esto se debe a que la mayor parte de las grandes instituciones de investigación en oceanografía están situadas en torno al Atlántico y Pacífico.

P: ¿Cuál será la mayor aportación a la ciencia de la expedición Malaespina?

R: Hay dos logros que en un plazo de tiempo relativamente corto podremos asignar a Malaspina. Uno es haber dado un impulso muy grande a la exploración de la biodiversidad del océano a través de la secuenciación del genoma del océano global. Y el otro, haber dado un impulso grande a la comprensión de cómo funciona el ecosistema del océano profundo, que es un ecosistema biológicamente mucho más activo de lo que se pensaba antes de nuestra expedición.

P: ¿Qué supone que sea biológicamente más activo de lo que se pensaba?

R: Que el stock de peces y la actividad biológica es mucho más intensa de lo que pensábamos hasta ahora. Creíamos que era un ecosistema con procesos biológicos muy lentos y no tan significativos en cuanto a su papel a escala global. Todo eso lo vamos a rechazar y vamos a establecer un nuevo modelo de funcionamiento del océano profundo como un ecosistema biológicamente más activo de lo que se había asumido hasta ahora.

P: Malaspina ha servido para acreditar la capacidad de España para liderar las ciencias marinas a nivel internacional, ¿Será posible mantener ese liderazgo pese a los recortes?

R: Va a ser notablemente difícil. El apoyo va a venir muy claramente de colaboraciones y socios internacionales, y eso podrá compensar de algún modo, aunque nunca completamente, los déficit de apoyo dentro de nuestro propio sistema de I+D+i.

P: ¿El no tener pelos en la lengua le ha supuesto algún problema como científico?

R: Mi vida y mi actividad laboral serían más cómodas si estuviera calladito, pero la filosofía de la ciencia fomenta el espíritu critico como motor del avance y debe ser también el motor del avance en logros sociales. Sin espíritu crítico difícilmente puedes esperar algún avance.

EFE Verde