Cangas redacta las condiciones para adjudicar todo el ciclo del agua a una misma empresa antes del verano

La concesión será por 20 o 25 años y la adjudicataria pagará un canon que el Concello destinará a liquidar las deudas del servicio – En el pliego se exigirá el mantenimiento de bombeos y fuentes, y un plan de inversiones

 

Operarios de Aqualia revisando un pozo de bombeo. // G.Núñez

Operarios de Aqualia revisando un pozo de bombeo. // G.Núñez

El Concello de Cangas llevará al pleno ordinario de febrero la denuncia de los contratos con Aqualia y Acciona para gestionar los servicios de abastecimiento, saneamiento y depuración de aguas, que finalizan en 2014 y 2015, respectivamente. Con esa medida se evita la prórroga automática a que tendrían derecho las concesionarias y se allana el camino para adjudicar el servicio a una sola firma, como desea el Gobierno local y parecen coincidir grupos de la oposición. El alcalde quiere que el concurso se decida antes del verano y para ello ya ha mantenido las primeras reuniones técnicas orientadas a elaborar el pliego, que incluirá varias condiciones ineludibles, como el pago de un canon que servirá para liquidar la millonaria deuda pendiente con los actuales concesionarios, afrontar un plan de inversiones para mejorar las infraestructuras y cumplimiento de la exigencia plenaria de que solo se cobrará en función del consumo, sin recibos por un mínimo fijo, como ahora. El plazo de la concesión será de 20 o 25 años, con una facturación global que podría rondar los 30 millones de euros.

José Enrique Sotelo y la teniente de alcalde, Berta Pérez, reunieron la semana pasada a los concejales de Urbanismo y Obras e Servizos, Rafael Soliño y Nardo Faro Lagoa -el de Medio Ambiente, Jesús Graña, no estuvo presente por motivos laborales- y técnicos responsables de las áreas implicadas (secretaria, interventora, tesorera, jefa de Urbanismo y aparejadora) para realizar las primeras sugerencias y aportaciones al pliego de bases del concurso. En su redacción participará, probablemente, una asesoría externa cuyos honorarios tendrá que abonar el concesionario. Sotelo explicará sus intenciones a todos los portavoces políticos en una reunión que fijará en los próximos días.

El primer paso del proceso es rescindir el acuerdo con Acciona para la gestión de la estación depuradora (Edar) de Balea. Ya existe un acuerdo tácito y sólo falta que la empresa remita el documento redactado para supervisarlo y rubricarlo. Básicamente, Acciona renunciará a la mitad de los más de tres millones de euros que le adeuda el Concello (1,2 millones avalados por sentencia firme y el resto en trámites judiciales) a cambio de un compromiso definitivo de liquidar la cuantía reconocida. El consistorio abonará 250.000 euros este año, la misma cifra en 2014 y un millón de euros en 2015, con cargo al canon que deberá pagar la nueva concesionaria con la vigencia del contrato y que servirá también para zanjar la deuda con Aqualia, igualmente reconocida judicialmente.

La empresa ganadora del concurso se hará cargo del ciclo completo del agua (abastecimiento, saneamiento y depuración), aunque la gestión de la Edar no la asumiría hasta el próximo año, tras unos meses a cargo del Concello para reordenar los plazos. Augas de Galicia descartó gestionarla directamente o a través de una empresa alegando falta de presupuesto, aunque ha trasladado al gobierno cangués su colaboración para asesorarlo en la revisión de los pliegos administrativo y técnico. El periodo de concesión (entre 20 y 25 años) y el importe de la facturación (rondaría los 30 millones de euros, según algunas estimaciones) lo convierten en el contrato más importante realizado por el Concello de Cangas, lo que ha despertado el interés de las grandes empresas del sector, que ya han empezado a interesarse por los requisitos.

Bombeos y fuentes

Otro de los compromisos que deberá asumir la concesionaria es el mantenimiento de la treintena de pozos de bombeo del municipio, incluidos los 14 que gestiona el Concello y algunos de los cuales están al límite en sus condiciones. También de la depuradora de Donón, que da muchos problemas y actualmente no funciona. El gobierno local sopesa eliminarla y habilitar un bombeo hacia Viñó, que considera de menor coste medioambiental, aunque tampoco descarta mantenerla y mejorarla.

En el pliego se incluirá, asimismo, la obligación de mantener y analizar las aproximadamente medio centenar de fuentes catalogadas en el municipio, que ahora asume una empresa contratada por el Concello. La ejecución del acuerdo plenario para cobrar sólo el agua consumida, sin mínimos fijos, y un plan de inversiones en infraestructuras completan los “principios básicos” del pliego.

Fuente: El Faro de Vigo