Cadiz, Medio Ambiente autoriza los vertidos de agua residuales al dominio público

El bombeo de agua desde las estaciones era una práctica que se venía realizando y que ya tiene carácter legal Los niveles de contaminación de las aguas vertidas son mínimos, explica Romero

 

Aliviadero de pluviales al caño de Sancti Petri, ubicado junto al puente Zuazo.

Aliviadero de pluviales al caño de Sancti Petri, ubicado junto al puente Zuazo.

La Consejería de Medio Ambiente ya ha dado la autorización formal a Sostenibilidad Ambiental para los vertidos de agua de las redes de saneamiento y alcantarillado, unitaria y separativa, al dominio público marítimo terrestre a través de los aliviaderos que exiten alrededor de la ciudad. Estos permisos contribuyen a legalizar una práctica que ya se venía haciendo para descongestionar las estaciones de bombeo de la ciudad. “La contaminación de esta aguas residuales está dentro de los límites que legalmente se permiten”, dejó claro el primer teniente de alcalde, Francisco J. Romero, que dio a conocer la noticia en la entrada a la estación de bombeo de Venta de Vargas, que da servicio precisamente a una parte de la ciudad con problemas de inundación, como es el caso de las inmediaciones de la plaza de Toros.

El responsable de Sostenibilidad explicaba el funcionamiento de las estaciones de bombeo para abundar en la importancia de este visto bueno de la Junta de Andalucía: “En las estaciones existen dos tipos de bombas las de fecales y otra de pluviales. Habitualmente sólo funcionan las de fecales que envían el agua a la depuradora.Pero esa salida de agua mediante tubería tiene una capacidad concreta, así que cuando llueve mucho y los niveles de agua superan un tope, el sistema enciende la tercera bomba que expulsa agua hacia las tuberías que dan a dominio público marítimo terrestre”. Es posible porque las aguas negras diluidas en la recogida de las precipitaciones rebajan su nivel de contaminación, y, según la normativa, resultan aptas para ser absorbidas por el mar. “Las bombas son ecológicas, porque no se trata de una contaminación química”, matizó Romero.

“Somos conscientes de que aún hay que solventar ciertas deficiencias en el sistema de alcantarillado de la ciudad -como los problemas en el entorno de la Plaza de Toros y la trasera de la Almadraba-, pero esta autorización por parte de la Administración autonómica deja constancia de que Sostenibilidad Ambiental avanza en la dirección correcta y que las actuaciones acometidas durante los últimos años han sido muy efectivas, dando lugar a una red de saneamiento mejor y que ha elevado la calidad de vida de todos los isleños”, declaró el dirigente andalucista. Hacía referencia a las obras llevadas a cabo en distintos puntos de la ciudad para mejorar las redes, un buen número con fondos del Plan E, como el canal de tormentas para evitar las inundaciones en Buen Pastor, el colector de pluviales de General Pujales, el colector para Callejón Nuevo, las nuevas redes de saneamiento de calles como Sánchez Cerquero, Malaspina, San Ignacio o Santa María de la Cabeza o el nuevo aliviadero de pluviales en la estación de La Casería. Esas inversiones lograron, defendió el primer teniente de alcalde, evitar las inundaciones, a la vez que permitieron que La Isla cumpliese con la normativa vigente. “No dejaremos de trabajar para mejorar el alcantarillado, ejecutando actuaciones como la construcción del canal de tormenta previsto para la Avenida Pery Junquera, proyecto que ya cuenta con el visto bueno del Parque Natural y del que en estos momentos se está tramitando las correspondientes autorizaciones para sacarlo a licitación en los próximos meses”, adelantó.

El aliviadero de La Casería mencionado se sumó a casi una treintena por los que se evacúan las aguas de la estación de bombeo cuando hay demasiada agua acumulada. Concretamente un total de 29 tuberías de salida hacia dominio público marítimo terrestre han recibido los permisos de Medio Ambiente: uno en la avenida de la Constitución, uno en la Carretera de la Batería, uno en el muelle de Gallineras, cuatro en la Ronda del Estero, ocho en el Zaporito, uno en el Puente Zuazo, uno en la Aguada de San Juan, uno en el polígono industrial Puente de Hierro, uno en La Casería, uno en el molino de mareas de Caño Herrera, uno en Bahía Sur, uno en el parque del Oeste, uno en La Ardila, uno en la Salina, y cinco en el camino de la depuradora.

Estos vertidos estarán controlados por la empresa que gestiona el ciclo integral del agua que incluye el servicio de alcantarillado. “La autorización de la Junta incluye la obligación de hacer estos análisis. Como establece el pliego de condiciones del contrato de esta concesión, se encargará de ello de manera periódica la adjudicataria, que debe dar cuenta a la Administración de los resultados. Eso no implica que Medio Ambiente no realice las inspecciones que crea oportunas”, detalló.

La autorización de la Junta cierra una larga etapa de trámites, “ya que Sostenibilidad Ambiental comenzó a tramitar la misma hace largos años”, señaló Romero.

Fuente: Diario de Cádiz