Burgos, la caída de la construcción arrastra los contratos por suministro de agua

La crisis económica ha afectado a la Sociedad Municipal de Aguas que ha visto disminuir sus clientes en los usos industrial, comercial y de obra. A la vez se ha ralentizado el incrementode altas domésticas por la caída drástica de la construcción de viviendas. Desde 2009 hasta 2012 los contratos de uso industrial han sufrido una caída del 3,80%. Año a año se fue registrando menos actividad en este ámbito como consecuencia del cierre de negocios o de la caída de la producción en numerosas empresas de la capital burgalesa.

 

imagen_dsc_1957Pero ha sido la incidencia de la crisis del ladrillo la que más ha condicionado la actividad de la Sociedad Municipal de Aguas en cuanto al número de contratos por suministro. Así, en el análisis solicitado a la entidad, han constatado que la reducción de los contratos de obra, como consecuencia de la paralización del sector inmobiliario ha marcado la caída de clientes en los últimos años. Concretamente, la variación de los contratos de uso industrial obra ha sufrido una disminución del 30,96%. Las constructoras, a la vez que la licencia de obra, solicitaban toma de agua para desarrollar su trabajo.

Si ha decrecido el número de pisos nuevos edificados, vendidos y ocupados, esta menor actividad también ha tenido consecuencias en el número de contratos de uso doméstico. Es cierto que desde 2009 hasta ahora la tendencia ha sido positiva, pero no ha evolucionado de la misma manera que antes de la crisis del ladrillo, cuando se registraban más altas domésticas que en los últimos cuatro años.

El incremento de clientes de 2009 a 2012 por suministro doméstico ha sido del 10,09%, pero en los últimos dos años es cuando más se ha notado la ralentización en el número de altas domésticas. Así por ejemplo en 2009 el aumento de clientes para uso doméstico fue del 3,18%. Destaca el aumento de las contrataciones individuales debido a la ocupación de viviendas comenzadas a partir de los años 2006 y 2007 y entregadas en 2009.

Mientras, en 2012 el incremento de clientes por uso doméstico fue de apenas un 1,76%, aquí se nota que hay menos contratos individuales que en los años de bonanza económica. Ya en 2010 la variación en este tipo de clientes, aunque creció en un 2,35% con respecto al año anterior, comparado con 2009 se redujo en un 1%. Entre el primer año analizado 2009 y 2012 la caída llegó a los dos puntos porcentuales.

A la vista del análisis solicitado a la Sociedad Municipal de Aguas se ve como lo más destacable del último año (2012) es la paulatina reducción de contratos de uso doméstico individual, debido a que las viviendas terminadas se redujeron sustancialmente. De cara a 2013, desde Aguas observan que se prevé una caída radical de este tipo de contratos de uso doméstico individual, dado que el ritmo de construcción de nuevas viviendas ha seguido disminuyendo.

Consumos municipales

Los últimos cuatro años han estado marcados también por el plan seguido en Aguas de Burgos para registrar de manera pormenorizada todos los consumos que se realicen en la red municipal. De esta manera, además de contabilizarse los datos de todos los inmuebles de titularidad municipal se ha hecho una labor destacable para registrar el gasto de agua en parques y jardines. Se ha registrado un aumento de los contratos de uso municipal que en los últimos cuatro años representa un incremento del 56,90%. Referido sólo al uso municipal para riegos la variación representa un 59,74%.

En 2009 los contratos de uso municipal crecieron un 6,72% frente al 14,47% de este último año, ya que se ha realizado más hincapié de ese control desde 2010 hasta ahora.

El Correo de Burgos