Barberá exige agua de calidad del Júcar para La Albufera

El Ayuntamiento de Valencia está pendiente de conocer el origen y la calidad del agua que está previsto en el Plan del Júcar que llegue a La Albufera porque «tiene que ser de riego y no de depuradora», según aseguró ayer la alcaldesa, Rita Barberá, tras inaugurar la jornada «Agua, energía y cambio climático: El reto de la eficiencia y la sostenibilidad».

 

08_003_AlbuferaAlbufera de Valencia

 

La cantidad de agua que está previsto que llegue al lago «es positiva», el problema está en «cuál será su calidad», dado que «el agua de depuradora, por los elementos químicos que contiene, pueden no ser beneficiosos para La Albufera», señaló Barberá.

Valencia ha realizado una inversión «histórica» de más de 400 millones de euros en su subsuelo que ha permitido «gestionar de forma eficiente sus recursos hídricos», a los que se añaden 38,7 millones en plantas de tratamiento y 50 más en renovación de la red y sistemas de telecontrol. Así, el consumo de agua en Valencia se ha reducido un 10% en cuatro años, a pesar del aumento de abonados.

La capital cuenta con una de las mejores redes de abastecimiento de España y uno de los centros de control más avanzados del mundo que vigila y dirige en tiempo real todo el uso del agua potable de la ciudad. Para el presidente del Grupo Aguas de Valencia, Enrique Calabuig, a finales de 2015, Valencia se convertirá en la «primera ciudad europea con todo su parque de contadores inteligentes, casi 430.000», lo que asegura una mayor información de consumos al ciudadano.

Leer artículo completo en diario ABC