El Ayuntamiento de León defiende como un gesto «social» la nueva tasa de agua

Los 6 euros que se cobrarán a partir del próximo año, repartidos en 1,5 euros por trimestre, para el mantenimiento y conservación de las acometidas de agua y alcantarillado, así como de los contadores, nacen con «una vocación social» y buscan «prestar un mejor servicio», como defendió ayer el presidente de la empresa mixta Aguas de León, José María López Benito. 

 

828456_1Aguas de León asumirá el coste de las obras que se hagan./Ramiro

El gesto «redistributivo» que acaba con «las tensiones que se creaban entre los usuarios y la administración, con protestas continuas a través de la Omic y hasta siete requerimientos del Procurador del Común». Denuncias interpuestas por ciudadanos que «tenían que pagar obras de más de 1.000 euros, gravosas sobre todo para los propietarios de viviendas unifamiliares». La carga que a partir de ahora se repartirá entre los 83.700 usuarios del servicio.

López Benito ensalzó que la nueva cuto permitirá «dar un mejor servicio» y renovar acometidas antiguas por las que se pierde agua y no cuentan con los materiales que marcan las normas europeas. Cambios entre los que destacó que cada año se prevé hacer «la renovación de 3.000 contadores», ya que se ha detectado que más del 60% de estos aparatos superan los 10 años. Costes que hasta ahora debían de sufragar los titulares con facturas de 100 euros por cada nueva instalación del servicio.

No es el único cambio que se hará en el reglamento de funcionamiento de la empresa, en la que el Ayuntamiento de León cuenta con el 51% del accionariado. Aguas de León, que ingresa cada año 6,3 millones por tasas, modificará el coste aplicado para los cambios de titularidad del contrato. Un trámite administrativo por el que ahora se factura como un nuevo alta, a razón de 0,7722 euros por cada metro cuadrado de vivienda. La política que «supone cobrar dos veces» por la instalación de la infraestructura, como admitió López Benito, cuando se trata tan sólo de ponerlo a nombre de otra persona sin tener que hacer obra. La tarea por la que a partir del 1 de enero, cuando se prevé que entre en vigor, hará que se paguen 50 euros para todos, con independencia de la vivienda o local, lo que supone un ahorro sobre los 61,77 euros que se abonan en la actualidad por un piso de 80 metros cuadrados.

A la par de esta nueva consideración del cobro por cambio de titularidad, el concejal del PP puso el foco sobre la nueva bonificación que se aplicará a las unidades familiares en el que los miembros estén en desempleo y no cobren subsidio, siempre que los ingresos totales no superen el doble del Indicador Público de Rentas Efectos Múltiples (Iprem), fijado en 532,51 euros al mes. Usuarios a los que se descontará el 50% del recibo de consumos y de la nueva cuota de conservación.

Diario de León