Aprobada la construccion de una potabilizadora en el municipio almeriense de Albox.

La obra se realizará con los Planes Provinciales. Tan sólo falta que la Junta autorice la compra de agua del Negratín

 

Trasvase del Negatín a su paso junto al casco urbano de Albox.

(lavozdealmeria) El municipio de Albox está cerca de ver convertida en realidad una demanda que se remonta varias décadas atrás en el tiempo. La solución al histórico problema del agua de mala calidad que sufre gran parte del término municipal albojense, está en vías de conseguirse por medio de las negociaciones que están teniendo lugar entre el Ayuntamiento albojense, que necesita un permiso para utilizar agua del trasvase del Negratín y la Junta de Andalucía, responsable de otorgar o no este permiso.

Mientras tanto, el Gobierno municipal ha aprobado en la última sesión plenaria la construcción de una potabilizadora que se encargaría de filtrar el agua del trasvase para que los albojenses puedan disfrutar de éste bien líquido de calidad. El coste rondaría el millón y medio de euros, como ha afirmado en anteriores ocasiones el alcalde de Albox, José García (PSOE), si bien el proyecto todavía no está elaborado. La financiación provendría de la asignación de los Planes Provinciales para el año 2013.

Abastecimiento
La estación de tratamiento de agua potable abastecería al casco urbano de Albox así como a barriadas limítrofes como la Aljambra, Marcelinos, la Molata, Los Segovias y Locaiba, entre otras. “No quiero crear falsas expectativas hasta que el problema esté resuelto. Lo único que quiero aclarar es que, sin armar ruido ni instrumentalizar el tema, el equipo de Gobierno de Albox está trabajando para solucionar este tema”, ha declarado el alcalde albojense, José García.

Las negociaciones o los trabajos de los que habla el regidor no deben marchar por mala dirección cuando ya se planea la construcción de una planta potabilizadora, a falta de la autorización de la Junta para que el Ayuntamiento pueda comprar agua del trasvase del Negratín, que pasa a escasos kilómetros del pueblo. “Si no hay agua no cabe construir ninguna planta; es puro sentido común”, entiende García. Tan sólo falta, por lo tanto, un anuncio para que pueda quedar solucionado uno de los mayores problemas de Albox. Los vecinos esperarán ahora que también reine ese “sentido común” al que se refiere su alcalde en las negociaciones con la Juntade Andalucía y que pronto puedan abrir el grifo sin miedo a las consecuencias que este hecho pueda conllevar.