Aparecen cientos de peces muertos en el río Guadalete

El pasado fin de semana aparecieron peces muertos en distintos puntos de las riberas del Guadalete y en algunos puntos del lago de la ciudad. Se da la circunstancia de que el año pasado, por estas fechas, se produjo un caso similar que casi vino a coincidir con las primeras lluvias del otoño. La imagen no puede ser más dantesca, con peces muertos en ambos márgenes del río, justo debajo de la presa del embalse. El hedor ya comienza a apreciarse claramente.

 

(andaluciainformacion) Los peces han muerto presumiblemente por la falta de oxígeno en el agua. Tras conocer este suceso, la Delegación municipal de Medio Ambiente emprendió una investigación; en primer lugar consultando a los responsables de la presa del pantano de Arcos y al guarda fluvial, los cuales le hubieran comentado que los casos de mortandad se han registrado sobre todo en la desembocadura del embalse en el río Guadalete, en la zona conocida como Fuente del Río.El delegado del área, Pedro Mayo, recurriendo a las teorías de los mencionados responsables del embalse y del río, admitió en primer lugar la posibilidad de que hubiera rebosado un aliviadero de las redes de aguas fecales, que así hubiera vertido porquería al río con el consiguiente daño ambiental, aunque esta hipótesis ha sido descartada.Además, se da la circunstancia de que una vez al mes el embalse de Arcos requiere la apertura de compuertas para evacuar agua al río Guadalete; una medida que se realiza por cuestiones de seguridad y para mantener correctamente el sistema de apertura de la presa. En este sentido, al caer tan importante cantidad de agua desde las compuertas se remueve inevitablemente el fondo del río, lo cual hubiera sido también otra posible causa que ha influido en la muerte de los peces. La caída del agua provoca también una corriente dirección al molino de San Antón que suele arrastrar a los peces pudiéndoles provocar la muerte.Posteriormente, el director de la empresa Aqualia, Manuel Morilla, certificaba ante este medio que la mortandad no guarda relación alguna con el funcionamiento de la estación depuradora de aguas residuales que gestiona la empresa. Es más, curiosamente hace unos días la Consejería de Medio Ambiente de la Junta re realizó una inspección por sorpresa a las instalaciones de Aqualia y se pudo comprobar que la calidad del agua depurada vertida al río no sólo cumplía con los parámetros legales, sino que incluso estaba por encima de los niveles mínimos de calidad. Se tomaron muestras del agua de salida al río, aunque la empresa solicitó sobre la marcha una muestra de contraste que fue enviada a un laboratorio externo, con lo cual la tranquilidad en este sentido es doble, según la empresa. No obstante, los técnicos de la Junta han confirmado a Aqualia que, medidos otros parámetros como la existencia de metales pesados o pesticidas, el agua no conserva estos elementos tan nocivos para la fauna acuática y el medio ambiente en general.Morilla señaló que su empresa “ha hecho la tarea”, por lo que también eximió de cualquier culpa sobre este suceso al Ayuntamiento de Arcos. Para el director de Aqualia, “no hay que darle mayor importancia, al menos en lo que concierne al Ayuntamiento”.

En la parte política, el Partido Andalucista (PA) pidió una explicación a la Delegación municipal de Medio Ambiente, a la espera de conocer cuáles han sido las causas exactas que han provocado la mortandad de peces. Su secretario local, Sergio Carrera, señaló parecerle “vergonzoso” que el equipo de Gobierno “venda” en lago como destino turístico y al mismo tiempo sea el escenario de una contaminación consumada. No obstante, hace unas semanas el propio alcalde de Arcos, el popular José Luis Núñez, pedía a su homónimo de Bornos, Juan Sevillano, que el municipio depure las aguas de su embalse y por tanto las aguas del pantano de Arcos recobren cierta salud.

Por su parte, el grupo municipal socialista aseguró que no se trata de “un fenómeno usual que ocurra de forma natural y que, por lo tanto, debe estar originado por otros factores”.  El portavoz del grupo y secretario General de los socialistas de Arcos, Isidoro Gambín, instó públicamente a la Delegación municipal de Medio Ambiente a investigar, dentro de sus posibilidades, la causa de este suceso, con el objeto de clarificar si se trata de algún vertido ilegal (ya sea doméstico o industrial) u otra circunstancia anómala que esté poniendo en riesgo la salubridad del agua del río y, como consecuencia, la vida de los organismos que la habitan; exigencia que ya ha cumplido el Ayuntamiento.

“Para estas tareas, el equipo de Gobierno debe auxiliarse de personal cualificado que pueda analizar la situación descrita, cosa que no se podrá hacer con ningún trabajador del Ayuntamiento, al haber despedido, entre otros, al técnico de Medio Ambiente, responsable de estas labores”, criticó el grupo socialista desde la oposición municipal.

Ecologistas en Acción aseguró por su parte que no es la primera vez que se producen episodios de mortandad de peces en el río. Lo que está claro, según el grupo, es que en el lago “no todas las aguas están depuradas y podría ser la causa, aunque haría falta una investigación oficial, y lo más difícil, que sea objetiva. Si los peces mueren es porque las condiciones ambientales no son las adecuadas para la fauna del lago. Además, podría ser un problema procedente de aguas más arriba”, apuntaron los ecologistas en alusión, también, a la falta de depuración de las aguas del vecino municipio de Bornos.