Antes de realizar el dragado del Guadalquivir se deben proteger los cultivos y Doñana

El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, se ha vuelto a pronunciar este jueves sobre la ampliación del dragado del Guadalquivir, un incierto proyecto que quiere acometer el puerto de Sevilla. “No quiero pasar a la historia como el ministro que acabó con el cultivo del arroz en el Guadalquivir y salinizó las marismas de Doñana”, ha dicho el ministro en referencia a los riesgos de este proyecto, al que se oponen, entre otros, agricultores, ecologistas y el Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco.

1379603145_060924_1379603803_noticia_normalEl ministro de Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete. / EMILIO NARANJO (EFE)

Arias Cañete ya ha comentado en varias ocasiones que, antes de acometer la profundización del dragado para que llegue a Sevilla barcos de más calado, se tendría que buscar una solución para evitar el daño que se podría causar a los cultivos por un hipotético aumento de la salinidad y la erosión de las márgenes del río.

El ministro ha recordado este jueves que la primera de las medidas correctoras que debe cumplirse es evitar esa salinidad mediante un proyecto de modernización del regadío del arroz. Pero esa obra costaría 180 millones de euros, y el Gobierno central está buscando ahora financiación. El objetivo es que al menos una parte pueda encuadrarse dentro de la convocatoria de fondos europeos 2014-2020.

Leer artículo completo en EL PAIS