Alicante se desmarca del Consell por el trasvase

En ciertas ocasiones, el agua no entiende de consignas políticas. La Mesa del Agua, un órgano creado por la Diputación de Alicante, gobernada por el PP, y compuesta por técnicos y políticos de todos los partidos, planta cara a las exigencias hídricas de la presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, que pretende aumentar a 400 hectómetros cúbicos la reserva hídrica acumulada en la cabecera del Tajo para poder trasvasar agua hasta el Segura. En la actualidad se necesitan 240 hectómetros.

 

 

1378833656_117990_1378833886_noticia_normalReunión de la Mesa del Agua en Alicante.

 

La Diputación de Alicante exige que se anule la propuesta de aumentar el caudal para poder trasvasar o bien se implante gradualmente a diez años vista y que permita estudiar si ese aumento es viable en periodos de extrema sequía. Pero la decisión de la Diputación de presentar alegaciones al Plan de Cuenca del Tajo supone también un desaire al vicepresidente del Consell, José Ciscar, que como consejero de Agricultura está negociando con Murcia y con Almería un memorando que garantice la continuidad del trasvase.

Sin embargo, la presidenta de la Diputación, Luisa Pastor, del PP, sin esperar ni seguir los planes de la Generalitat, puso a los expertos de la comisión a trabajar para trazar su propia hoja de ruta. “ Alicante debe alegar, y hemos alegado”, aseguró Pastor que tildó de “argumentadas y constructivas” estas propuestas que son “sensatas y asumibles”.

Leer más

El País