Alicante pide al Gobierno que destine 12hm3 de agua al Júcar para consumo y bajar los costes

La presidenta de la Diputación de Alicante, Luisa Pastor, reclamó ayer al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente «un esfuerzo» para enviar a la provincia 12 hectómetros cúbicos de agua para consumo humano del río Júcar desde el embalse de Alarcón, en Cuenca, o desde la toma de Cortes de Pallás, en Valencia. Esta medida compensaría los altos costes energéticos que están asumiendo los agricultores por la baja calidad del agua trasvasada al Vinalopó, al poder disponer de caudales mejores para el riego.

 

La presidenta de la Diputación de Alicante Luisa Pastor

 

La reivindicación se plantea para «equilibrar otra agua que no es apta para consumo humano, que es la que viene también del Júcar, pero de la desembocadura», según han transmitido los regantes a través de uno de sus portavoces principales, Ángel Urbina, que ven con satisfacción el embalse José Ramón García Antón, en Elche, lleno, pero se topan con el problema de no poder usar los caudales de peor calidad para todos los cultivos.

La presidenta de la institución provincial confió en que el ministerio «va a ser sensible a esta demanda» porque «tampoco estamos pidiendo los más de 2.000 hectómetros cúbicos de los que se hablaban al principio en el Plan Hidrológico ni los 1.200 de la ministra Isabel Tocino, estamos hablando de 12». Acerca de las manifestacions de la pasada semana por parte de la presidenta de la Confederación Hidrográfica del Júcar, María Ángeles Ureña, en las que mostraba sus reservas al envío de 12 hectómetros cúbicos a la provincia de Alicante, Pastor apeló a «respetar en primer lugar los derechos de agua históricos de siglos de los regantes, y después hacer números». Y abundó en que «para regadío, no se puede pagar lo mismo que lo que pagan los usuarios en los recibos del agua»,

Leer artículo completo en diario ABC