Algas y aguas residuales se convierten en energía limpia en Cádiz

El uso de algas para producir energía con biomasa, considerado en su momento por el presidente estadounidense Barack Obama como la energía del futuro, ha recibido críticas con el argumento de que necesita grandes cantidades de energía, agua y productos químicos que lo hacen insostenible.

 

2524762033_3829fe5f9a

Un típico destino turístico del sur de España con campos de golf y playas arboladas ha añadido a sus atractivos otro lugar “verde”: la primera planta del mundo que convierte algas y aguas residuales en energía limpia.

La planta de Chiclana de la Frontera, en Cádiz, usa el agua sucia de los hogares y la luz del sol para producir biofuel con algas como parte de un proyecto de 12 millones de euros que persigue reducir la dependencia del petróleo importado.

El uso de algas para producir energía con biomasa, considerado en su momento por el presidente estadounidense Barack Obama como la energía del futuro, ha recibido críticas con el argumento de que necesita grandes cantidades de energía, agua y productos químicos que lo hacen insostenible.

El proyecto de Chiclana, denominado All-gas, quiere demostrar lo contrario y convertirse en la primera planta municipal de tratamiento de aguas sucias que usa algas para producir biofuel.

Pioneros

Mientras que otras industrias como las cerveceras o los fabricantes de papel usan aguas sucias para cubrir sus necesidades energéticas, All-gas es el primero que cultiva algas de manera sistemática para producir una exportación neta de biocombustibles, incluido biofuel para vehículos.

“Nadie ha realizado la transformación de aguas sucias en biofuel, que es un proyecto sostenible”, afirmó el dirigente de All-gas Frank Rogalla frente a un camión-laboratorio situado al lado de un estanque de algas en la planta de tratamiento de residuos de Chiclana.

El dióxido de carbono se usa para producir biomasa de las algas, y el compuesto resultante se transforma en gas, un biofuel limpio utilizado habitualmente en autobuses o camiones de basura por ser menos contaminante….

Leer artículo completo en El Economista