Aguas residuales para abaratar los costes de producción de microalgas

Alberto Reis considera que la vía para economizar los altos costes de producción de microalgas para biocombustibles pasa por el empleo de aguas residuales

En su intervención ayer en el Seminario Internacional sobre Tecnologías Ecoeficientes en Acuicultura, el experto valoró las ventajas que tienen las aguas residuales y el beneficio que éstas pueden generar al dar uso a lo que ha día de hoy es un residuo.

A día de hoy, la producción de biocombustibles de microalgas no es rentable. De hecho, y según un estudio comparativo, producir biocombustibles de estos microorganismos se equipara energéticamente a los costes energéticos para producirlos. Según los datos que presentó Reis, el ratio entre la energía empleada en el proceso y la obtenida es de 0,93.

Este ratio neto de energía se aleja de manera importante de los que se obtienen de la producción de gasoil (0,19), o del bioetanol de la caña de azúcar (0,12). La única aproximación con ciertas garantías de éxito la darían una combinación de biodiesel y biogás con el que se alcanzaría un ratio neto de energía de 0,35, aunque sigue siendo el triple que otras.

Otra cuestión que limita la posibilidad de usar las microalgas para la producción de biodiesel la encontramos en la economía de escala. Según apuntó Reis, en 1 hectárea de producción, los costes son de 10 euros el kilogramo. Si ya vamos a una escala de 100 hectáreas, estos costes se reducen a 4 euros por kilogramo. Y aún así, sigue siendo un coste “muy alto” de producción ya que para ser rentable como biodiesel los costes deben reducirse hasta los 0,4 euros el kilogramo.

Otras trabas a las que se enfrenta esta tecnología está relacionada con la confidencialidad de los proyectos por cuestiones relacionadas con la protección de la propiedad intelectual y que dificultan la diseminación de resultados.

A esto se añade la capacidad máxima de productividad en aceite de las microalgas que se aproxima a 354 metros cúbicos por hectárea. Según estos datos teóricos, sería necesaria la superficie de Portugal o de Andalucía para poder reemplazar, tan solo, el 2 por ciento de la demanda total actual de combustibles fósiles.

Fuente: Mis Peces