Aguas de Valencia cierra su ‘annus horribilis’ con 21,2 millones de beneficio

Eugenio Calabuig deploró este martes que 2012 “ha sido un año muy duro, terrible” para la empresa que preside, Aguas de Valencia. No hablaba en términos económicos (en los tiempos que corren, los resultados obtenidos por el grupo han sido notables: 21,2 millones de euros de beneficio), sino que se refería a las turbulencias en la que se ha visto inmerso desde que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) intervino el Banco de Valencia, su principal aliado en Inversiones Financieras Agval (la sociedad formada por Fomento Urbano de Castellón y la extinta entidad financiera, que controla el 60,68% de la compañía).

 

1371573993_668454_1371574588_noticia_normal
El presidente de Aguas de Valencia, Eugenio Calabuig, y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá. / MÒNICA TORRES

El presidente subrayo en fosforescente el contraste de los buenos resultados, que suponen un 15,4% de mejora respecto al ejercicio anterior, con las tensiones (a menudo judiciales) que han sacudido a Aguas de Valencia y que percibe como una presión destinada a alterar la relación de fuerzas en el seno de la compañía. “Solo tenemos una explicación para lo que nos ha pasado este año”, apuntó sin desvelarla, y celebró que finalmente “se han ido poniendo las cosas en su sitio”, en clara alusión a la anulación por parte de la Audiencia Nacional del embargo judicial del 7,9% de las acciones de Agval, que se produjo tras una denuncia del FROB.

Leer artículo completo

Fuente: El País