Agua y saneamiento en Puerto Príncipe

Incluso antes del terremoto de enero de 2010 en Puerto Príncipe, la cobertura y la calidad del servicio de agua potable y saneamiento de la ciudad estaba muy deteriorado (alrededor del 5 % de los hogares tenía agua de la llave). Los retos de la Central autónoma metropolitana de agua potable de Puerto Príncipe (CAMEP), encargada del suministro de agua en ese momento, eran significativos:

 

 

Corinne1-500x333

  1. las pérdidas de agua eran importantes (estimadas a más del 80 %);
  2. la tasa de recuperación era muy baja (alrededor del 42%);
  3. los costos representaban más del 60 % de los costos operativos de la empresa;
  4. menos de 30 000 conexiones servicio personalizado en una población total de 3 millones;
  5. los cortes de agua eran frecuentes (algunas zonas de la ciudad obtenían suministro sólo unas pocas horas por día o por semana);
  6. la vulnerabilidad a la contaminación de las fuentes de agua era alta debido a su proximidad a la población.

El 15 de febrero de 2011, dos años después de su creación, la Dirección nacional de agua y saneamiento (DINEPA), se comprometió a mejorar esta situación mediante la firma de un contrato de Asistencia técnica operativa (ATO) por tres años con el consorcio Suez Environment- Aguas de Barcelona- United Water , tras una licitación pública internacional.

El objetivo de este contrato es la ejecución de un plan de emergencia para rehabilitar los servicios de agua potable y saneamiento y la expansión del servicio en el área metropolitana de Puerto Príncipe, el reinicio de las actividades el agua en Puerto Príncipe (Centro técnico de explotación o CTE) y la recuperación de la confianza de los consumidores y los empleados de la compañía. El financiamiento de la inversión para el proyecto y el contrato de Asistencia técnica operativa ha sido proporcionado por el BID y la Agencia Española de Cooperación Internacional de Desarrollo ( AECID ), con una contribución total de 50 millones de dólares estadounidenses (USD).

A su llegada en el terreno en abril de 2011, el equipo de ATO se ha enfrentado una serie de contratiempos;: una gran desmotivación del personal, falta de visión de largo plazo, falta de proyectos, un déficit fiscal equivalente a los ingresos, ausencia del Director del CTE y Recursos humanos , falta de estrategia de servicio al cliente y una crisis de cólera que había empezado hace 8 meses.

Para remediar esta situación, el consorcio internacional creó una nueva organización dentro de la empresa. Los resultados después de 26 meses de servicio son muy alentadores: creación y consolidación las nuevas direcciones para el servicio al cliente, operaciones, recursos humanos y barrios desfavorecidos, descripción 100 % posiciones , aplicación una nueva evaluación del personal, creación de una sección de seguridad y salud, y creación de un servicio de formación (8 000 horas de formación a finales de 2012).

El equipo apoyó al CTE en el establecimiento de un laboratorio para el control de calidad del agua y la preparación de un plan maestro de agua potable. Las horas de bombeo aumentaron de 11 a16 horas por día, la continuidad del servicio aumentó de 13 horas a 26 horas por semana y la tasa de baja cloración en la red del 26% al 9%.

Corinne2-500x333

La tasa de recuperación paso del 67% al 75% en 2012 . Además, 4 000 nuevos clientes se registraron a finales de octubre de 2012 y 1690 clientes son ahora facturados por volumen. Veinte nuevos comités de vecinos y 210 nuevos kioscos (terminales de pago) en barrios desfavorecidos también han sido establecidos.

¿Qué queda por hacer?
Después de dos años y una gran transformación, la compañía aún no ha alcanzado el equilibrio financiero. El desafío para que la empresa sea rentable es grande, y esto no sucederá sin un ajuste tarifario en un futuro próximo (las tarifas no han cambiado desde 2003).

Artículo escrito por Corinne Cathala, Especialista Senior en Agua y Saneamiento en la División de Agua y Saneamiento en el Banco interamericano de Desarrollo (BID). El articulo ha sido publicado originalmente en el blog del BID Volvamos a la fuente y replicado con su expresa autorización.