Agua subterránea como receta contra la sequía

Como remedio a la actual y peor sequía de los últimos 20 años, con embalses a menos de la mitad de su capacidad, la explotación de acuíferos se antoja necesaria

Como ya se nos ha venido alertando en los últimos meses, España está sufriendo las consecuencias de su peor sequía de los últimos 20 años. Hace ya semanas que la reserva media de los embalses bajó de la mitad de su capacidad. Esta escasez está golpeando duramente a agricultores y comunidades de regantes, quienes están recurriendo cada vez más a la captación de aguas subterráneas mediante la construcción de pozos como método eficaz para paliar esta delicada situación.

Cabe destacar que tenemos que remontarnos a la gran sequía de la primera mitad de los años 90 para encontrar una reserva hidráulica tan limitada en España como la que existe actualmente.

Basta con observar los últimos datos proporcionados por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, según los cuales, a fecha de 12 de septiembre de 2017, los embalses están al 41% de su capacidad. El mismo día del año pasado estaban al 54% , y la media en esa fecha (12 de septiembre) en los últimos 10 años es del 56%.

Llama especialmente la atención la preocupante situación de cuencas como la del Segura al 16% de su capacidad, cuando la media para ese día (12 de septiembre) en los últimos 10 años es del 41%.

La causa fundamental de este escenario es la escasez de precipitaciones. Según Ana Casals, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), las lluvias acumuladas en lo que va de año hidrológico, que se extiende desde el 1 de octubre de 2016 hasta el 30 de septiembre de 2017, registran un nivel un 12% por debajo de lo habitual, siendo el 2017 el tercer año más seco, por detrás de 1981 y 2005.

En España, los pantanos sirven principalmente para el consumo humano, para la agricultura y para generar energía. Sin embargo, a tenor del actual nivel de nuestros embalses, el agua embalsada ya no es capaz de satisfacer la demanda.

Centrándonos en el particular caso de los agricultores, Matías Llorente, secretario general del sindicato agrario Ugal-UPA, nos plantea un panorama desolador para el sector. Según comenta, “lo de este año es inaudito. Llevamos 50 años regando con agua de estos pantanos y nadie ha conocido nunca una sequía como esta”. Llorente, además, prevé que se perderá al menos el 30% de los cultivos de primavera, los cuales  se riegan hasta el 30 de septiembre.

Como consecuencia, estos agricultores y comunidades de regantes se están viendo obligados a buscar una alternativa al agua embalsada, y ésta la están encontrando en la captación de aguas subterráneas a través de la construcción de pozos.

En este sentido, Plácido Álvarez, Ingeniero de Perfibesa, empresa que actualmente está llevando a cabo la construcción de diversos pozos en la provincia de Jaén para la extracción de agua subterránea, nos explica que “el aumento de las perforaciones en la región es significativo”. Una de las principales razones según él, “es la tranquilidad y autonomía que proporciona para un agricultor o comunidad de regantes el poder disponer del caudal de agua necesario para su explotación cuando más lo necesita, sin depender de agentes externos que influyen de manera más determinante en los caudales superficiales”. Esto lo saben bien desde Perfibesa, debido a su larga trayectoria realizando pozos de gran diámetro y con cualquier sistema (circulación inversa, rotopercusión, etc.) por toda España para obtener unos caudales óptimos.

Plácido Álvarez hace hincapié, además, en la importancia que se le debe dar a la cementación de determinadas capas de la zona para evitar corrosiones innecesarias en las tuberías y cualquier tipo de contaminación del agua alumbrada.

Perfibesa, que viene realizando con éxito sondeos capaces de aportar grandes caudales de agua en comunidades de regantes como por ejemplo: C.R. La Imagen, C.R. El Conde, C.R. Cruz de Marina, etc… apuesta firmemente por esta forma de aprovechamiento de acuíferos como paliativo a la climatología hídricamente adversa que sufriremos debido al progresivo calentamiento del planeta.

 

Sobre PERFIBESA, S.A:

PERFIBESA, S.A. se constituyó el 26 de octubre de 1987 y desde entonces ha realizado una ingente labor en el sector de la realización de sondeos, atendiendo a todo tipo de clientes, entre los que se encuentran la Administración Central, comunidades autónomas, comunidades de regantes, empresas públicas y privadas, así como a particulares.

PERFIBESA S.A, cuenta con un amplio parque de maquinaria de su propiedad constituido por máquinas de sondeos con un potencial de perforación total anual de 100.000 m y una capacidad de profundización de 1.500 m.

http://www.perfibesa.es