Agua potable para comunidades de RAAN (Ni)

Comunidades de la Región Autónoma Atlántico Norte, RAAN, recibirán acceso a agua potable y servicios de saneamiento, lo cual ayudará a mejorar la salud y la productividad de más de seis mil pobladores, según Vidal Garza, presidente de la Fundación Femsa, que junto a Coca-Cola América Latina y Millennium Water Alliance ejecuta el proyecto Lazos de Agua.

Las organizaciones que a nivel local ejecutarán el programa Lazos de Agua, son Water Aid y Hábitat para la Humanidad, ya que ambas tienen experiencia en ese campo, señaló el presidente de Fundación Femsa, Vidal Garza

639x360_1370316260_Agua PotableMV2

Unas seis mil personas de diversas comunidades de la RAAN serán beneficiadas a través del proyecto Lazos de Agua.

Garza explicó que Lazos de Agua se ejecutará en los próximos tres años y también abarcará comunidades de México, Guatemala, Honduras y Colombia, siendo beneficiadas más de 110,000 personas en total, pues dicho programa obedece en gran medida al hecho de que en América Latina hay casi 30 millones de personas que no tienen acceso al agua potable en sus casas.

En el caso de Nicaragua aún no están definidas las comunidades que serán beneficiadas, pero la idea es que sean localidades de difícil acceso y de escasos recursos y, por supuesto, con poco acceso al agua potable y saneamiento.

El alto funcionario señaló que Fundación Femsa trabaja en torno a tres ejes relacionados al tema del agua: capacitación y profesionalización de los organismos operadores de agua (Enacal, en el caso de Nicaragua), conservación de las cuencas como principales fuentes de agua, y servicios de agua potable y saneamiento en comunidades pobres y marginadas.

También educación en higiene

Por tanto, entre las acciones que contempla el programa Lazos de Agua, están: construcción de sistemas de agua por gravedad, construcción de pozos con bombas manuales y rehabilitación de pozos existentes, instalación de sistemas de captación de agua de lluvia con capacidad de almacenamiento de 2,000 litros, entrega de filtros de agua de cerámica para los hogares, así como la construcción de sanitarios.

Garza destacó que paralelo a esas acciones los pobladores aprenderán mejores hábitos de higiene a través de escuelas, clínicas y talleres comunitarios, pues “para mejorar la calidad de vida no basta con tener agua limpia y saneamiento, sino que también hay que saber qué hacer con el agua limpia, cómo cuidarla y cómo cuidarnos en nuestra salud, en la preparación de alimentos, en nuestro consumo cotidiano de agua”, subrayó.

Agregó que Nicaragua entró al grupo de países beneficiados, por tres razones: necesidad de proyectos para llevar agua potable y saneamiento, disposición de la población para colaborar en la construcción de la infraestructura y mantenimiento de la misma, y la presencia de organizaciones con experiencia en la ejecución de proyectos de agua potable y saneamiento.

El Nuevo Diário