Agbar pide a la Emshi que rechace la oferta de Aguas de Valencia porque “incumple” el pliego de condiciones

La empresa Agbar ha solicitado a la Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (Emshi) que su mesa de contratación rechace la oferta realizada por Aguas de Valencia S.A. (AVSA) para optar al suministro del agua potable en el área metropolitana de Valencia durante 50 años, al considerar que incumple el pliego de condiciones en lo referente a las inversiones de choque a realizar durante los primeros cuatro años.

 

(europapress) Según han informado en un comunicado fuentes de Agbar, la compañía ha presentado un informe jurídico en el que se detalla que AVSA “incumple lo estipulado en el pliego de cláusulas administrativas, ya que oferta solo 63 millones en inversiones de choque durante los cuatro primeros años de vigencia del contrato, cuando se exigen 70 millones”, en tanto que Agbar, que se presenta al concurso en UTE con ROVER y ALCISA, ofrece 81 millones.

La mesa de contratación de la Emshi tiene previsto reunirse este viernes a las 9.30 horas en sus locales de la plaza del Ayuntamiento para elevar la propuesta de adjudicación al pleno de la entidad, encargado de aprobarla.

La Emshi ya adjudicó el contrato el 13 de julio de 2008 a AVSA, pero el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) anuló esa adjudicación porque la empresa externa que había elaborado el informe en que se sustentó la decisión no disponía de la “habilitación profesional necesaria”.

El informe de Agbar, elaborado por el gabinete Uría Menéndez, sostiene que la propuesta de AVSA debería ser rechazada de acuerdo con lo que estipula al artículo 84 del Reglamento General de la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas, ya que es inferior a lo que establece el pliego. Por ello, apunta que en caso de que no fuese rechazada, esta discrepancia en torno a las inversiones “debe conllevar que no merezca puntuación alguna ni su Plan de Viabilidad Económica ni su Plan Director de Obras y Plan de Inversiones”.

“AVSA ha prescindido en su cálculo de las inversiones de choque de los ‘gastos generales’ y el ‘beneficio industrial’. De este modo ha entendido que cuando el Pliego exigía de manera indubitada 70 millones de euros, ello en realidad quería decir 63 millones de euros, puesto que podía prescindir de los gastos generales y del beneficio industrial”, resalta el documento. Par Agbar, esta interpretación no es correcta, ya que “si el pliego hubiera exigido solamente 63 millones de euros por poder detraer los gastos generales y el beneficio industrial así lo habría indicado”.

REPERCUSIÓN EN LAS TARIFAS

Asimismo, subraya que AVSA se comprometía a ejecutar inversiones de choque por valor de 63 millones de euros a recuperar durante los 50 años de vigencia de la sociedad mediante una tarifa que valoraba esas mismas inversiones en 70 millones, “es decir, siete más que la inversión comprometida”.

Al final, la tarifa ofrecida por AVSA resultaba ser de 3,6 céntimos/m3, frente a los 3,0 céntimos/m3 de la UTE formada por Agbar, que sitúa en un precio un 17 por ciento más bajo. Esta última además se comprometía a ejecutar inversiones de choque por valor de 81 millones de euros, 18 millones más que AVSA, es decir, un 22 por ciento más, de los que únicamente repercutía en tarifa los 70 millones previstos en el pliego.