Agbar logra frenar la adjudicación de Aguas del Llobregat a Acciona

Agbar ha logrado frenar la adjudicación de la concesión de la empresa pública Aigües del Ter-Llobregat (ATLL) a Acciona. La Generalitat pensaba haber resuelto el concurso a finales de la pasada semana. Pero la presión de Agbar ha conseguido aplazar el proceso.


El presidente ejecutivo de AGBAR, Ángel Simón. (EFE)

(elconfidencial) Por ahora, la jugada del presidente de Agbar, Ángel Simón, ha sido que el conseller de Economía, Andreu Mas-Colell se pronuncie sobre la viabilidad de la oferta de Acciona, que ha hecho una oferta con tarifas mucho más bajas para el agua de boca que la que ha puesto sobre la mesa el consorcio que lidera Agbar.

Pero además, Agbar amenaza con paralizar el proceso recurriendo a los tribunales, lo que añadiría un factor de inseguridad jurídica que impediría a la Generalitat contabilizar esta privatización, algo que necesitan como agua de mayo las exhaustas finanzas de la administración catalana.

La jugada de la venta de la ATLL es clave para la Generalitat. Ingresará 300 millones de manera inmediata en caja. Además cobrará otros 700 millones en concepto de canon durante los 50 años que dura la concesión. Y, para rematar, le permite desconsolidar de su deuda pública 1.000 millones de euros que acumula la ATLL en su pasivo.

Por tanto la Generalitat, que lleva un año viviendo de adelantos de pagos del Estado por culpa de su caída de ingresos fiscales, no puede permitirse que la adjudicación se empantane en los tribunales.

Acciona mantiene su apuesta

Sin embargo, la familia Entrecanales mantiene su apuesta. Ángel Simón ha logrado ganar tiempo pero todavía no ha ganado el concurso. Acciona ha hecho una oferta superior en precio y la Generalitat quiere otorgársela.

Según las plicas que se han abierto, Acciona ofrece una tarifa de 0,7088 euros, mucho más baja que los 0,79 euros que ha puesto Agbar sobre la mesa. La oferta económica pesa el 75%. En cambio, en los aspectos técnicos ha ganado Agbar, imponiéndose con 20 puntos, mucho más que los 13 de Acciona. Los aspectos técnicos sólo valen el 25%, por lo que por ahora, Acciona despunta como favorita. Acciona, además, garantiza el empleo durante la vida de la concesión a la plantilla de la empresa adquirida.

Puntos débiles

Acciona ha concurrido con el grupo brasileño BTG y las familias Godia y Rodés. Y aquí está una de las debilidades que ha detectado Agbar, puesto que Fernando Rodés, hijo de Leopoldo Rodés. Fernando Rodés es miembro del Consejo Asesor para el Desarrollo Sostenible (CADS). El CADS asesora al departamento de Territorio y Sostenibilidad, que encabeza Lluís Recoder, en cuestiones sobre el agua, los residuos y el cambio climático entre otros. Precisamente, Recoder es el principal defensor de la oferta de Acciona dentro de la Generalitat.

Otro punto débil, a juicio del entorno cercano a Agbar es que la rentabilidad que deja a Acciona su oferta es el 4% anual, mientras que la de Agbar rondaría el 7%. Un 4% parece bajo para una inversión a 50 años.

 

¿Quieres recibir esta y mucha más información de forma gratuita directamente en tu correo electrónico? Subscríbete en nuestro boletín digital