Adiós a la EDAR de Tablada

La empresa metropolitana de aguas (Emasesa) se unirá al desmantelamiento de la estación depuradora de aguas residuales (Edar) de Tablada de San jerónimo, prometido y anunciado por el alcalde Juan Espadas para antes del año 2019.

 

La ciudad de Sevilla dejará de verter aguas una vez tratadas de forma directa al río Guadalquivir y se quedará con sólo dos estaciones, la de Ranilla, al Este, y la de Copero, al Sur.

El consejero delegado de Emasesa, Jaime Palop, ha anunciado en las jornadas sobre “La Gran Sevilla”, organizadas por la Cadena SER, el proyecto de la compañía de desmantelar las dos depuradoras radicadas en Sevilla capital cuyas aguas, una vez tratadas, se vierten al río Guadalquivir: la de San Jerónimo, clausura ya anunciada en su día por Juan Espadas, y, ahora, la de Tablada.

Actualmente la compañía gestiona cuatro estaciones depuradoras o Edar propias y una quinta (la de Mairena del Alcor/El Viso del Alcor) conjuntamente con el Consorcio de Aguas del Huesna, con una capacidad total de tratamiento de 494.000 m3 diariamente, el equivalente a los vertidos de 1.700.000 habitantes.

Tratamiento de aguas
Cada Edar de la capital sevillana trata las aguas residuales en función de los puntos cardinales: San Jerónimo, para los vecinos residentes al Norte; Copero, para los de los barros situados al Sur; Ranilla, para los de la zona Este, y Tablada, para los residentes en el Oeste. En concreto, la Edar de Tablada es la tercera más antigua de la ciudad, ya que data del año 1990, y cuenta con una capacidad de tratamiento de 50.000 m3 diarios, fundamentalmente los vertidos de los vecinos de Triana y Los Remedios, además de las poblaciones de Camas y San Juan de Aznalfarache, por lo que ha sido diseñada para un total de 200.000 habitantes-equivalentes.

Con el futuro desmantelamiento de las depuradoras de San Jerónimo y Tablada, cuyas aguas una vez tratadas se vierten al río Guadalquivir, la ciudad se quedará únicamente con las de Ranilla (zona Este) y  Copero (Sur), que vierten al nuevo cauce del río Guadaíra.

La capacidad de la depuradora de San Jerónimo es de 350.000 habitantes-equivalentes, y la de Tablada, de 200.000, una pérdida que no tendrá más remedio que ser compensada con la capacidad de la del Copero, para 950.000 personas-equivalentes (aunque en este caso hay que sumar los habitantes de Dos Hermanas y los vertidos del polígono industrial La Isla), y la de Ranilla, con 350.000. Sevilla tiene actualmente 690.000 habitantes en números redondos, a los que a efectos de tratamiento y depuración hay que sumar los 132.000 del municipio nazareno.

Las estaciones depuradoras de aguas residuales son el elemento clave de la red de saneamiento de Emasesa, que tiene una longitud de unos 2.400 kilómetros.

Leer articulo completo en Andalucía Información